Campanas de viento o windchimes

 
Las campanas de viento, carrillón o windchimes son un recurso fundamental en la aplicación del feng shui y este es uno de los símbolos más comúnmente usados en su práctica. Son efectivas y pueden encontrarlas en un amplio rango de precios dependiendo del diseño y la calidad de la materia prima.
Lo más importante que deben tener en cuenta es la intención con que desean adquirirlas y en la orientación donde van a colocarlas. Después asegúrense de que sean de buena calidad porque esto le dará más potencia al objetivo feng shui que le asignen. Si es una cura usaremos las campanas de viento hechas de un material que destruya al elemento que origina la aflicción y si es para mejorar un aspecto debemos incorporar las de un material que active el elemento propicio de la orientación.

Ellas pueden utilizarse tanto dentro como fuera de la casa pero deben evitarlas encima de su cabeza porque absorberán sus energías y puede propiciar el que padezcan síntomas de debilidad, agotamiento o cansancio.

Están hechas de materiales diversos como: metal, madera, cerámica, vidrio, etc y es usual encontrarlas en diseños de varios elementos combinados.

Deben enfocar y comprender que no están comprando un accesorio decorativo ni un juguete de bebé, van a invertir en una cura feng shui, y con ello en mente escogeremos la indicada dependiendo de la estrella voladora que ocupe la dirección y en la mayoría de los casos es indispensable escoger el material que no dañe el elemento natal del punto cardinal que deseamos “curar” o “activar”; por ejemplo:
  – Las de metal (las más potentes de cobre o bronce) son más propicias en el noroeste, oeste y norte.
  – Las de madera (mejor las de bambú) son más propicias en el sureste, este y sur.
  – Las de cerámica o cristal son más propicias en el noreste y suroeste.

Los tubos pueden ser solidos o huecos y aunque en ambos casos son válidas difieren en que las huecas levantan el chi y las sólidas presionan el chi. Hay gran polémica en cuanto a si ambas funcionan igual de bien o no pero el diseño correcto de acuerdo a los principios del feng shui plantea que las huecas son las más eficaces porque permiten y estimulan el flujo de chi atreves de ellas, además el sonido de la melodía que emiten es más nítido. Así que se los dejo de tarea y simplemente elijan la que más les guste. De cualquier forma el tañido depende o difiere de múltiple factores como: el material de fabricación, el tamaño, la calidad, etc.

He encontrado una amplia controversia acerca de la relevancia que puede tener un número determinado de tubos y la existente opinión encontrada de grandes expertos. He leído varios textos donde aún la tendencia clásica basada en las enseñanzas de eruditos en el tema influencia el hecho de que los maestros tradicionales planteen que no hay diferencia entre cinco o seis tubos porque ambas cumplen su cometido. Por otra parte, en el feng shui contemporáneo se juega mucho con la combinación de conceptos de bases culturales divergentes “nueva era” y entre ellos la numerología; por ello en la actualidad hay versados en feng shui que consideran que cuando hablamos de una cura no solo es importante el diseño y la calidad del metal, también lo es la cantidad de tubos y la posición donde la pondremos.

El hecho es que las más utilizadas quizás por ser más prácticas son las de cinco y seis tubos:
  5 tubos – representan al elemento “tierra” atrayendo prosperidad y un excelente chi desde los cinco puntos cardinales; son más propicias en el norte, sureste, oeste y centro.
  6 tubos – representan el trigrama Chien, el noroeste, “metal grande” y atraen suerte o ayuda venida del cielo. Este es el trigrama más fuerte de la energía metal que es usado para curar y destruir las energías negativas del elemento tierra traídas por las estrellas voladoras cinco y dos.
  Las de cuatro tubos de bambú representan al elemento madera y pueden ponerlas en el sureste; activan la estrella número cuatro que impulsa los logros escolares de los hijos.
  Las de ocho tubos son buenas para activar la estrella del periodo que promueve la adquisición de bienes y prosperidad económica.

Correlación entre la orientación, la aspiración, el material de fabricación y el número de varillas que generalmente se aconseja según la ubicación:
  * En el suroeste (relaciones) las de cerámica o cristal de dos, cinco u ocho varillas.
  * En el centro – como es influenciado por todas las energías que lo rodean mejor consulten cual es la estrella voladora anual.
  * En el noreste (crecimiento personal) las de cerámica o cristal de dos, cinco u ocho varillas.
  * En el oeste (hijos y creatividad) las de metal de cinco, seis o siete varillas.
  * En el noroeste (personas útiles) las de metal de seis tubos.
  * En el norte (profesión) las de metal de uno o seis tubos; una campana aquí es OK.
  * En el este (familia y salud) las de bambú o madera de tres varillas.
  * En el sureste (riquezas) las de bambú o madera de cuatro varillas; pueden poner las que tienen decoraciones relacionadas al agua como peces, conchas, corales, etc.
  * En el sur (fama) las de madera o metal de tres, cuatro o mejor nueve varillas.

Las campanas de viento son una valuable cura en zonas problemáticas como los inodoros. Las de cinco tubos son perfectas para los baños. Hay unas pequeñitas de cinco varillas solidas que son ideales para colgar en la manilla del inodoro.

Son un estupendo aditamento feng shui comúnmente usado como escudo para protegernos de flechas amenazantes.

Cuando existe una aflicción pueden poner las de madera en el suroeste y noreste, las de metal en el este y sureste y las de cerámica o cristal en el norte.

Es la mejor para curar los efectos devastadores de la temible estrella amarilla número cinco, es decir, pongan en la dirección anual donde reside la ☆5 una campana de viento de seis tubos preferentemente de cobre o bronce.

Es una cura efectiva en las situaciones complicadas generadas por la presencia de la dos y en ocasiones los maestros suelen aconsejarla donde reside la estrella voladora número tres pero solo pónganla en este sector en casos extremos donde las combinaciones sean muy negativas y no exista otra opción viable porque el elemento metal es muy radical y destruye totalmente a la madera generando desequilibrio.
Si es necesario poner una campana de viento metálica donde reside la estrella voladora número tres mejor pongan una de cinco varillas sólidas.

El sonido de las campanas de cobre de seis tubos es de gran protección y el paso del aire a través de los tubos hace más potente su increíble poder purificador y sanador.

Ponerlas cerca de la entrada principal es positivo porque encausa y limpia el chi antes de entrar al hogar.

Son un magnifico aditamento feng shui para pasillos alargados o cuando existen dos puertas en línea.

No deben colocar las campanas de viento de metal en los árboles, recuerden que el elemento metal destruye la madera.

No las cuelguen donde resida la estrella voladora número tres porque esto agravaría las disputas y conflictos dentro del núcleo familiar.

Nunca las cuelguen donde queden encima de ustedes ya sea donde se sienten a comer, reposar, trabajar, ni donde duermen.

Son beneficiosas cuando su puerta principal está alineada a la trasera; si la puerta de entrada da directamente a un parqueo, edificio en construcción, avenida o camino, hospital, iglesia, cementerio, árbol, poste de luz u otro obstáculo, etc.
Las campanas de viento de seis tubos son el máximo exponente del elemento metal y la cura más fuerte que hay para contrarrestar los nefastos efectos de la aflicción generada por la parte negativa de la estrella de tierra cinco amarrilla en cualquier Lo Shou (natal, periodo, anual, etc).
Las campanas de viento son magníficas activadoras en las orientaciones este y noroeste o donde residen las estrellas seis y siete cuando deseamos resaltar la presencia del elemento metal en un espacio.
Como ustedes habrán notado yo prefiero las piezas de metal de primera calidad principalmente si el objetivo es curar las aflicciones de las estrellas cinco y dos. Siempre hago lo imposible por conseguir piezas que tengan un fuerte poder sanador y de calidad sólida para que sean efectivas y perdurables. He adquirido algunas campanas de viento de variados diseños y precios para someter a su elección pero como mis clientes saben, siempre con una calidad irrebatible en el mercado. No me cabe la menor duda que los conocedores validarían sin vacilación mis argumentos y de hecho solo usando sus sentidos podrían comprobar que tanto el diseño como la calidad las hacen piezas únicas. Algunas de ellas pueden ser exclusivos exponentes de la influencia artística y multicultural que existe en el feng shui contemporáneo. Ojo: “Para mi es notable que todas las piezas que las componen incluyendo el aro de algunos modelos sea de metal porque en varios diseños he visto que lo ponen plásticos y lo pintan de dorado”.

Quiero que tengan presente que las campanas de viento no son sonajeros, ni cascabeles, ni tampoco son juguetes… así que piensen en ello a la hora de invertir su dinero en una de buena calidad; sobre cuando se trata de optimizar el feng shui de su espacio para buscar una mejor calidad de vida para usted y su familia.

Showing all 5 results