Los cuatro animales celestiales del Feng Shui – Four Celestial Animals

 

En Feng Shui una casa está llena de energía positiva cuando están presentes los cuatro animales celestiales. La mejor ubicación de los cuatro animales celestiales para promover y fomentar el chi positivo de su hogar son principios básicos en la escuela de la forma del Feng Shui que es el método más antiguo y tradicional. Ella se basa en la topografía para identificar la colocación de las energías positivas y negativas en nuestros hogares. En una ubicación ideal el frente de su casa daría al sur, la parte de atrás al norte, el este a su izquierda y el oeste a su derecha pero como todos sabemos que para la mayoría esto no es impráctico.

En la sociedad moderna muchas personas consideran que el uso de las formas del relieve ya no es tan relevante, pero la realidad es que en la práctica hoy en día si usted vive en una ciudad no es fácil que la topografía proporcione este apoyo, por lo que usamos formas y estructuras que nos proporcione la misma protección y bienestar que los antiguos maestros buscaron al aplicar el Feng Shui. Se pone menos énfasis en las direcciones exactas de los puntos cardinales y ubicamos los cuatro animales celestiales según el entorno del lugar. Es decir, parada en su puerta mirando hacia afuera, el ave fénix roja está al frente de la casa, la tortuga de carapacho negro está en la parte de atrás, el dragón verde a la izquierda y el tigre blanco a la derecha; en vez de enfatizar la topografía tomamos de referencia : edificios, construcciones, avenidas, etc que nos circundan y que son factores que no existían en la antigüedad y que influyen o cambia la percepción del medio ambiente.

Veamos en la práctica como encontramos la presencia de estos animales de forma individual en nuestro entorno:

El dragón verde es el primero de los cuatro animales celestiales; él se encuentra al este de la casa, por donde sale el sol. Representa la primavera y su presencia trae riqueza y bienestar a la casa. Está representado por una pequeña colina al este de la casa. Ubíquelo a la izquierda de la entrada principal, puede representarlo con plantas que no sean más  altas que la casa.

El ave fénix roja está orientada hacia el sur sol y representa el fuego y el verano; su presencia trae éxito y nuevas oportunidades para el hogar. Ubíquelo al frente de la casa, debe ser plano, un espacio abierto, claro y sin obstrucciones; puede ser un poco más  bajo con una línea de energía que fluya a través de él (antiguamente habría sido un río o arroyo) que puede ser una carretera o camino.

El tigre blanco representa otoño y se encuentra al oeste de la casa. Es representado por una pequeña colina hacia el oeste. Él es la protección de su hogar así que asegúrese que no sea un lugar plano porque puede correr e irse lejos. Ubíquelo a la derecha de su entrada principal; siembre arbustos, plantas que no sean más  altas que las del lado del dragón.

Por último mirando hacia el norte está la tortuga negra que representa el invierno. Puede ser una montaña alta, ella está en la parte posterior y proporciona una fuerte protección, apoyo y estabilidad a la casa. Puede ser una barda o una barrera de pinos no muy pegada a la casa y de la misma altura o más  alta.