Curas

 

Las curas se aplican con la intensión de armonizar las energías que nos rodean y sintonizarlas con nuestras vibraciones interiores para promover equilibrio energético. Hablamos de armonizar nuestro espacio minimizando el impacto negativo que generan las orientaciones afligidas por las estrellas voladoras.

 

El yin y el yang son polos opuestos pero para lograr equilibrio deben estar presentes los dos extremos. Debemos tener presente que siempre existirá una opción que nos ayude a crear el balance necesario y que los excesos ya sean negativos o positivos igualmente generan desequilibrio.   

Es realmente indispensable que conozcan su número kua y cuáles son sus direcciones mejores aspectadas, esta será una base sólida necesaria para introducir los cambios imprescindibles de manera más efectiva y personalizada; el aplicar curas basados solamente en las predicciones generalizadas puede no darle los resultados esperados y hasta ser peor el remedio que la enfermedad. Nunca apliquen un elemento activador en su orientación de “pérdida total” sin previamente verificar sus posibles repercusiones. Es decir, por ejemplo: si su peor dirección es el sureste (usted es kua №:8) y es una habitación donde usted transcurre mucho tiempo, usted debe introducir la presencia  del elemento fuego. El agua no sería apropiada en su caso sencillamente porque el agua favorece al elemento madera y usted necesita controlarla para que logre salir adelante sin contratiempos. También podría usar el metal, pero el aplicar el elemento destructor es un extremo muy radical (un arma de doble filo en gran parte de los casos) y en estas circunstancias el sector sureste del espacio impacta directamente el aspecto económico. Por lo tanto, usted quiere controlar a la madera, de ninguna manera destruirla.

Las energías pueden permanecer pasivas sino se activan, por lo que una energía negativa no se exaltará sino es activada físicamente, por esto los maestros aconsejan mantener los espacios donde residen las aflicciones lo más tranquilo posible, no hacer construcciones, remodelaciones, excavaciones, demoliciones, etc.

Planifiquen con tiempo cuando y cuál será la posición correcta donde colocaran sus curas, límpienlas antes de ponerlas y asegúrense de que es un día propicio. Personalmente yo además escojo días soleados, despejados y alrededor del mediodía para aplicar los cambios de año nuevo. Hagan las cosas sin prisa y concéntrense en sus intenciones, manténganse enfocados en lo que están haciendo y alejen de su mente preocupaciones y pensamientos negativos o pesimistas, eviten peleas o discusiones y manténganse optimistas, confiados de que todo saldrá estupendo.

No tienen que desesperarse ni gastar de más. Para curar las vibraciones más  negativas existen productos básicos que comprándolos de buena calidad pueden limpiarlos y reusarlos en las orientaciones afligidas, estos han sido probados ser eficaces en la aplicación del feng shui por años y su efectividad está vigente en el arte del feng shui contemporáneo. Es más, si prestan un poco de atención notaran que los productos nuevos que salen en el mercado son la combinación de varios pero el criterio básico es el mismo, los compramos porque lucen más artísticos y al mezclar varios conceptos se cree que aumentan su poder. Aquí entra el efecto de mercadeo que no tiene nada que ver con el Feng Shui.  

Las aflicciones que debemos prestarle mayor atención comenzando por la peor son:

 

Las “tres maldiciones” o San Sha (three killings).

Esta aflicción es causada por el sector que está en conflicto con la orientación donde rige Tai Sui por lo que siempre estará en la dirección opuesta o al frente del gran Duque Júpiter. A los signos zodiacales de este sector se les recomienda cargar un amuleto o moneda con Tai Sui. 

En el lugar donde se encuentran las tres maldiciones las energías negativas facilitaran los accidentes, las rachas de mala suerte, pérdidas económicas y problemas de salud.

La mejor prevención sería dejar el lugar lo más  inactivo posible. Cuando esta opción es imposible como protección pueden ponerse tres Chi Lins o un Pi Yao, un Chi Lin y un Fu Dog. Es mejor sentarse mirando a este sector, eviten darle la espalda.

 

Tai Sui.

Se cree que en la antigüedad los grandes maestros calculaban la posición anual de Tai Sui dependiendo del movimiento y ubicación de los planetas del sistema solar, algo así como la estrella directamente opuesta a Júpiter. El hecho es que se mantiene un velo para no definirlo exactamente y divergen dos versiones relevantes sobre su origen una de base científica y otra mitológica.

El feng shui plantea que esta energía mal aspectada puede traer desgracias e inestabilidad emocional y laboral que haga tambalear las relaciones y cree pérdidas de inversiones.

Como dije anteriormente la mejor cura es mantener el lugar lo más  tranquilo posible. Si hay zonas en construcción, o mucho movimiento como la puerta principal el antídoto más contundente sin lugar a dudas es el Pi Yao de metal, también pueden usar una tortuga dragón.

 

La estrella voladora número cinco.

La ☆ voladora №:5 amarrilla pertenece al elemento tierra, es súper potente y la peor de todas las energías, es muy volátil y peligrosa. Cuando ella rige el ambiente se carga de tanta negatividad que el infortunio prevalece; ocurren accidentes fatales con decesos, las peleas terminan en divorcio, una enfermedad puede entrar en etapa terminal o dejarte incapacitado, un estrés puede acabar en un problema mental y un sinfín de calamidades. Esta es la energía más  temida en la cultura China y a la que más  atención se le presta en la aplicación del feng shui como alternativa preventiva.   

Como cura se usa la pagoda de los cinco elementos, también pueden poner encima del marco de la puerta principal la regla de las seis monedas de bronce; algunos expertos aconsejan en caso extremo o cuando la energía está muy fuerte cuando se junta con la energía de la nueve que duplica su poder destructor poner la cura de sal con seis monedas de bronce de la dinastía Ching (Wu Lou de Anrenshui).

 

La estrella voladora número dos.

La ☆ voladora №:2 negra también pertenece al elemento tierra, es la que más  interfiere con los problemas de salud creando problemas físicos cuya seriedad depende del desbalance energético existente en su espacio que principalmente pueden ser producto de las energías negativas creadas por el periodo en que fue construida su casa, por las aflicciones de las estrellas voladoras o por las orientaciones que para usted son negativas debido a su fecha de nacimiento (número kua).

Esta aflicción se logra controlar muy bien con un Wu Lou que pueden escoger de diferentes tamaños y materiales de fabricación si desean combinarlo aplicando la teoría del ciclo productor o generador de los cinco elementos (ellos pueden ser natural, de metal, cristal, tallados en madera, etcétera).

 

La estrella voladora número siete.

La ☆ voladora №:7 roja pertenece al elemento metal, en este periodo se ha convertido en una energía extremadamente volátil que involucra acciones violentas y agresivas que se tornan peligrosas como robos a mano armada y asaltos sexuales.

La manera más  efectiva y fácil de neutralizar su negatividad es con la presencia del elemento agua. El uso del agua puede variar según la necesidad o el gusto de cada quien, pueden poner una planta en agua, una pecera, una fuente o algo tan simple como un vaso de agua. Por supuesto estas opciones siempre serán más  efectivas que si por ejemplo pusieran una hermosa pintura con una escena acuática o decoraciones en azul o negro.

 

La estrella voladora número tres.

La ☆ voladora №:3 de jade pertenece al elemento madera, ella es la causante de muchas querellas que van desde el ámbito personal y privado al profesional y social; lo cierto es que esta energía mal aspectada puede acabar con el estatus, la buena reputación que se ha logrado alcanzar con muchos años de esfuerzo y duro trabajo dentro de la sociedad. Crea pugnas familiares y puede destruir matrimonios solidos por calumnias y difamaciones de personas envidiosas mal intencionadas.

El mejor antídoto es darle “candela” (no lo vayan a tomar de forma literal), es decir, poner velas o lámparas con luces o pantallas de color rojo. Nada es más  efectivo que el elemento en sí, fuego (es mejor una antorcha o vela que el color rojo o una representación simbólica del elemento).

 

Para una información más  completa y detallada sobre la ubicación actualizada de las aflicciones visite la página de las estrellas voladoras anuales.