Comedor

 

El comedor es una de las habitaciones más  importante de la casa, es donde la familia se reúne para compartir no solo los alimentos que nutren y dan salud a nuestro cuerpo sino experiencias y sucesos de nuestro micro cosmo; todos somos entes individuales con diferentes compromisos y actividades diarias y es bonito compartir con la familia algo de nosotros mismos. En el mundo contemporáneo se ha perdido la tradición donde después de cenar la familia reunida dialogaba por un rato, lo que llamamos sobremesa. Es importante para la compenetración del núcleo familiar la comunicación con nuestros seres queridos. No importa cuánto tiempo ni a la hora precisa pero definitivamente es importante hacer al menos una comida al día con la familia reunida alrededor de la mesa. Eso sí, queda estrictamente prohibido las peleas, discusiones, actitudes o comentarios insultantes o desagradables. A la hora de cenar llevemos la fiesta en paz.

 

Si usted tiene una casa moderna, usted debe crear un espacio definido para el comedor y siempre él debe tener un ambiente acogedor que invite a la gente a degustar los alimentos.

 

Nunca ponga el comedor en la zona más  baja de la casa, cerca de la puerta del frente, ni con acceso directo a un baño; en estos casos, donde las opciones son limitadas y usted no puede hacer remodelaciones o crear una partición que evite ver la puerta desde la mesa del comedor, lo indicado es poner un paraban.

 

Cuando su residencia tiene más  de una planta o vive en un edificio, nunca ponga la mesa del comedor debajo de un baño ni de la lavandería, tampoco es bueno que tenga  un horno de cocina encima. 

 

Si la pared del baño colinda con el comedor ponga aquí el aparador.

 

La mejor ubicación seria en la orientación “doctor celestial” porque es el sector que toca el aspecto de la salud, pero si no es posible es aconsejable que el sector sea positivo para la mayoría de los residentes. Un espacio central o cerca del centro de la casa es ideal para ubicar el comedor.

 

La forma de la mesa se puede escoger dependiendo de la orientación o su preferencia, una demasiado pequeña da sensación de opresión y propiciara que las personas se den prisa para terminar rápido la comida, si es muy grande se sentirá incómodo e inseguro. Generalmente es mejor comprarlas dependiendo de la cantidad de comensales habituales o las que son plegables para agrandarlas cuando haya más invitados.

 

Las mejores mesas son las de madera, no deben tambalearse ni tener aspecto frágil. No compre mesas de esquinas puntiagudas y si este es su caso use manteles gruesos que suavicen las flechas amenazantes. Las de cristal mueven muy rápido las energías, si le gusta el estilo moderno y no quiere poner manteles para lucirlas, ponga un centro de mesa que incluya los elementos madera y agua para producir un efecto más  relajante.

 

Las sillas deben ser cómodas y con respaldar alto para que la espalda quede confortable, deben poder moverse con facilidad y que puedan entrar debajo de la mesa sin obstáculos.

 

Puede pintar las paredes de colores que favorezcan la orientación pero por favor que no sean chillones.

 

No ponga cuadros de difuntos ni de animales o escenas que muestren agresión, violencia o sangre. Las antigüedades cargan energías negativas por lo que no son de buen feng shui y las figuras religiosas son más apropiadas para la sala. 

 

Cerciórese de que no existan vigas o adornos que envíen flechas amenazantes dirigidas a la mesa para crear un ambiente agradable y acogedor que estimule la convivencia y la digestión.

 

El lugar debe estar bien iluminado, lo suficiente para que podamos ver bien la comida servida y las personas sentadas alrededor de la mesa, sin carencias ni excesos porque demasiada luz también resulta irritante. Si está en la parte oeste donde recibe el sol intenso de la tarde use cortinas gruesas para evitar el exceso de yang.

 

Cuando ponemos la mesa pensaremos en la presencia de los cinco elementos y para ello jugaremos con la forma, colores y materia prima con que se fabricaron platos, vasos, cubiertos, etc.

 

Colores de los manteles:

* Las tonalidades amarrillas y marones pertenecen al elemento tierra y propician una buena digestión.

* Las tonalidades anaranjadas y rojas pertenecen al elemento fuego y estimulan el apetito.

* Las tonalidades rosadas pertenece al elemento fuego y las doradas pertenecen al elemento metal, ambas son tonos cálidos que tienen un efecto estimulante menos intenso. 

* Las tonalidades verdes pertenecen al elemento madera y las azules al elemento agua, ambas son tonos fríos que disminuyen el apetito.   

 

Un espejo que refleje una mesa bien servida atrae la abundancia.